ALBINISMO
 

¿QUÉ ES EL ALBINISMO?

El Albinismo es una condición hereditaria en la cuál los ojos, la piel o el cabello tienen menor cantidad de pigmento de lo normal. Algunos niños y adultos con albinismo, (albinos) pueden tener una carencia total de pigmento, en estos casos destaca la piel y el cabello blanco y los ojos color rosado. Una de sus formas es el Albinismo Ocular que afecta sólo a los ojos, presentando la pigmentación de la piel y el cabello un estado normal. En casos severos de Albinismo, el área central de visión, la mácula, no se desarrolla correctamente, dando lugar a una visión muy reducida.

 

¿QUÉ CAUSA EL ALBINISMO?

El Albinismo es el resultado de la incapacidad de producir pigmento por parte de las células de los ojos, la piel y el cabello. Esta situación se transmite genéticamente de padres a hijos.

 

¿QUÉ SÍNTOMAS PRESENTA EL ALBINISMO?

Los síntomas del Albinismo empiezan en la infancia y pueden ir acompañados de una disminución de visión, mayor sensibilidad a las luces brillantes, movimiento involuntario de los ojos (nistagmus) y estrabismo. La visión puede variar desde la normalidad hasta una pérdida importante que puede llegar a la ceguera.

La visión próxima suele estar mejor conservada que la lejana, por ello estos niños pueden tener un desarrollo normal de sus actividades escolares.

 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA EL ALBINISMO?

El Albinismo normalmente se detecta por el aspecto general de la persona o a través de trastornos en la historia clínica familiar. Un examen ocular completo efectuado por un oftalmólogo, un examen médico y una evaluación genética (investigación de la historia familiar), pueden ayudar a diagnosticar y definir el tipo de Albinismo.

Los tests especiales del cabello, la piel o la sangre se pueden usar para hacer diagnósticos específicos. Hay una segunda forma de Albinismo poco frecuente, se caracteriza porque se asocia a una mayor tendencia a hemorragias y a padecer infecciones.

 

¿CÓMO SE TRATA EL ALBINISMO?

El Albinismo es un proceso crónico. Aunque no existe un tratamiento específico para tratar la pobre o nula producción de pigmento o corregir el desarrollo anómalo de la visión central, una buena evaluación ocular y su control puede ser muy útil.

El estrabismo que suele aparecer en estos casos, puede ser tratado con medidas de carácter óptico o quirúrgico. La adaptación de unas gafas con filtros especiales puede mejorar la visión y reducir la sensibilidad a las luces. Las lentes de aumento y las ayudas de baja visión pueden ser muy útiles para conseguir una buena calidad de vida.

Es aconsejable un estudio pormenorizado del historial genético de los individuos afectados y sus familiares. Esto proporcionará una detallada explicación de la enfermedad, incluyendo la posibilidad de que afecte a su descendencia.

Algunos individuos con Albinismo pueden tener derecho a ayudas económicas por invalidez parcial o total. El oftalmólogo es quien deberá elaborar un informe para que pueda gestionar las ayudas.